miércoles, 16 de abril de 2014

SENTIDO COMÚN

¡Cuidado con el calorrrr!

Para proteger su salud cuando las temperaturas son extremadamente altas, recuerde mantenerse fresco y usar el sentido común. Los siguientes consejos les serán útiles:

Beba líquidos en abundancia*Ingiera más líquidos de lo acostumbrado, no importa su nivel de actividad.
*No espere a tener sed para beber agua.
*Si realiza ejercicios intensos en un ambiente caluroso, beba de dos a cuatro vasos (16-32 onzas) de líquidos frescos cada hora.
*Evite los líquidos que contengan cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar.
*las bebidas muy frías pueden causar calambres estomacales.


Ropa adecuada*En casa, vístase lo más ligero posible.
*Use ropa holgada, ligera y de colores claros.
*Al aire libre protéjase del sol llevando puesto un sombrero de ala ancha.
*Use lentes de sol y aplíquese protector solar.

Actividades al aire libre*Limite sus actividades en las horas de la mañana y el atardecer.
*Busque siempre la sombra de manera que su cuerpo se mantenga fresco.


Controle su ritmo de actividad*Si no está acostumbrado a trabajar o a hacer ejercicios en un ambiente caluroso, comience despacio y aumente el ritmo poco a poco.

*Si el esfuerzo excesivo en un ambiente caluroso acelera su ritmo cardíaco y dificulta su respiración, INTERRUMPA toda actividad. Vaya a una área fresca, o al menos a la sombra, y descanse, en especial si sufre mareos, confusión, debilidad o pérdida del conocimiento.
Margie Merly, Fayleni, Lori y Carla, después de un refrescante baño en La Toma de San Cristóbal.

Vigile a los más jóvenes
*Aun cuando cualquier persona puede sufrir en cualquier momento una enfermedad relacionada con el calor, algunas de ellas son más susceptibles que otras.
*Los bebés y los niños de hasta cuatro años de edad son sensibles a los efectos de las altas temperaturas y necesitan que otros les regulen el ambiente y suministren suficientes líquidos.
*Las personas de 65 años de edad en adelante no pueden compensar el estrés por calor de manera eficaz y puede que sientan menos los cambios de temperatura y no reaccionen.
*Es probable que las personas con sobrepeso sean propensas a enfermarse por calor debido a su tendencia a retener más calor corporal.
Las personas que se ejercitan o trabajan demasiado son blancos fáciles del calor y pueden deshidratarse fácilmente.
*El calor extremo puede afectar a las personas que tienen una enfermedad física, especialmente una afección cardiaca o hipertensión arterial, o las que toman ciertos medicamentos, tales como antidepresivos o medicinas contra el insomnio, o tienen problemas de circulación.

Consejos rápidos
*Recuerde mantenerse fresco y utilizar el sentido común.
*Evite las comidas calientes y pesadas, pues aumentan el calor corporal.
*Beba en abundancia y reponga las sales y los minerales en su cuerpo.
*Vista a los bebés y niños con ropa fresca y holgada y cúbrales la cabeza y la cara con un sombrero o una sombrilla.
*Limite la exposición al sol en las horas de medio día y en sitios expuestos a mucho sol, como las playas.
*No deje a los bebés, los niños ni a las mascotas en un automóvil estacionado.
Ofrezca a las mascotas suficiente agua fresca y deje el agua a la sombra.



Cheryl Julissa Liranzo Campusano. haina17@yahoo.com
PP17/08/2009. SS26/03/13 23:59.

viernes, 11 de abril de 2014

MOMENTOS DIFÍCILES

Si, “De tal palo… tal astilla”… ¡Bueeeeno!


En el apogeo del cine Iris Sagris, mientras hacíamos la fila para entrar a una presentación artística que se celebraba un sábado a eso de las diez de la mañana, Gersin Luna Matos y Yo conocimos a dos hermosas jovencitas a las cuales abordamos sin perder tiempo.

Nos acercamos buscando conversación. Y, tan pronto inició el acercamiento nos dimos cuenta de que sus valores estaban bien definidos. Eran muy simpáticas y de buena expresión oral. Gersin y yo entendimos que valía la pena entablar alguna relación con esas dos jovencitas, ya que al parecer ‘les habíamos caído muy bien’, pues nos dieron su dirección y nos invitaron a su casa.
De una vez aclaramos la repartición, tú con fulana y yo con fulanita. Toda la tarde estuvimos planificando la visita a esas dos beldades… y lo eran de verdad, por si alguna confusión. Planeábamos sobre todo, cómo íbamos a abordar a sus padres; fue una tarde de mucha tensión y expectativas.
Con cuatro pesos en los bolsillos, lo que era un dineral para esa época, nos tiramos a la esperada conquista, en el famoso barrio El Distrito.
Parecía tarea fácil impresionar a la familia de nuestras recientes amiguitas, mas no fue así.
Al llegar a la casa nos recibió la potencial suegra. Nos sorprendió que dos hermosos ‘bizcochitos’ hayan provenido de tan desparramada torta. Era una figura grotesca que además ignoró las buenas noches con que la habíamos saludado. Eso sí, de magnífica dicción y de certeros e impublicables insultos; de grandes sofismas.
-          ¿A quién buscan ustedes?
-          A fulana y fulanita, ellas nos dijeron que viven aquí.
-          Y… ¿qué ustedes quieren con ellas?
-          Es que son dos jóvenes muy simpáticas y nosotros queremos ser sus amigos.
-          Pero, ellas saben que no pueden ser amigas de todo el mundo. ¡Ellas dos tendrán que decirme para qué invitan a dos C… Sucio a esta casa… perdonándome la palabra!
-          Está bien doña, que pase buenas noches y discúlpenos.   
No respondió nada y tiró su puerta.
Cabizbajos y derrotados nos alejamos de allí y solo la genialidad de Gersin pudo consolarnos, cuando dijo:
-          ¡Ná! Si esas dos carajitas se van a poner tan gordas y feas como su mamá, no nos perdemos de gran cosa.
-          Sí, eso mismo pensaba yo, le dije con resignación.
Esas frases fueron de gran consuelo. Nos fuimos para el Kilómetro 17 y nunca le contamos a nadie lo sucedido en El Distrito… hasta el día de hoy.

DIONICIO LIRANZO MONTERO. haina17@yahoo.com






sábado, 5 de abril de 2014

¡REALMENTE!

Camino de Puente me iré..



Estas son las primeras letras de una popular canción de hace unas décadas y cuya evocación nos llega a propósito de la reciente reparación hecha al puente Presidente Troncoso sobre el Río Haina. 

Durante varias semanas miles de personas provenientes de la Región Sur vieron afectadas sus actividades cotidianas como consecuencia del trastorno en el tránsito, debido a esos trabajos de reacondicionamiento.
Los industriales y empresarios se quejaron del fuerte impacto económico que implicaba cada día el cierre de este importante canal de comunicación hacia la ciudad de Santo Domingo y otros destinos del país.  
Afortunadamente ya ha sido reabierto y se espera como recompensa a los largos tapones, el alto consumo de combustible, las madrugadas obligadas, el regreso tarde por las noches y el estrés de esos días, que esta reparación sea duradera, ya que las anteriores habían  sido muy efímeras. 
Se ha hablado de un incremento en el cobro del peaje, lo que ha inquietado a la población, que espera la reconsideración de esa medida y que de producirse sea de manera consensuada, gratificando así, de manera especial a todos los que hacemos esa conexión cada día desde antes de salir el sol.


ENMANUEL VENTURA. enventura@hotmail.com

¡Escucha la canción!

martes, 25 de marzo de 2014

MOMENTOS DIFÍCILES

Travesía en busca de un trabajito...

Eran los últimos años de la década de los 70s. Hubo cambio de gobierno en el 1978 y la situación económica en 'Haina 17' era bastante difícil, sobre todo en los hogares que como en el nuestro, nadie trabajaba. En ese entonces solo laboraba el tío Lira (Q.E.P.D) y con el cambio de autoridades fue cancelado del Ingenio Río Haina.

La situación era bastante difícil y preocupante. Nosotros los muchachos de mayor edad en la casa, buscábamos diferentes alternativas de trabajo pero la oferta laborar era muy limitada. 

En una ocasión vi un anuncio en el periódico de una agencia de empleos donde solicitaban jóvenes para mensajeros internos. jardineros, etcétera, e inmediatamente preparé mi currículo vitae y busqué el pasaje de la "Tanya", famosa línea de autobuses que iba desde el Kilómetro 18 de Haina, hasta el parquesito de Santa Bárbara, en el Distrito Nacional, cerca del Parque Enrriquillo. El pasaje costaba 10 centavos.
Allí partí para la capital en busca de la dirección de dicha agencia ¡a ver si la suerte me acompañaba y podía insertarme en el mundo laboral!

La agencia ofertante quedaba en la Avenida 27 de Febrero en el Distrito Nacional, en un número por encima de los mil. Yo inicié mi recorrido en la Avenida Duarte y tomé la 27 en dirección oeste de la capital dominicana, pues caminando miraba todos los números de las viviendas, pero nunca pude dar con la indicada agencia.
En mi búsqueda recorrí la 27 de Febrero entera, desde la Avenida Duarte hasta el sector de Herrera y nada de encontrar la agencia. En Herrera, caminé a pies hasta el Kilómetro 12 de Haina para volver a tomar la 'Tanya' hacia Haina. La suerte me cambió un poquito ya que en el 12 pude conseguir una bola en una camioneta hasta El Cruce de los Bajos de Haina.

Desde El Cruce partí para la casa en el 17 también a pies, con el currículo y el ánimo arrugados y con un cansancio que ustedes no pueden imaginarse, y peor aun, sin lograr el objetivo de encontrar la agencia de empleos para ver si conseguía un trabajito.
Cuando les conté mi aventura a los muchachos en la casa y en el barrio, se rieron de buena gana… tiempo después, en las actividades sociales gozábamos mucho cuando recordábamos mi larga travesía en busca de un trabajo. 
PP 13.11. 2008

BLAS LIRANZO LORENZO. haina17@yahoo.com

lunes, 17 de marzo de 2014

MOMENTOS DIFÍCILES

"El que nació pa' etropajo...
"El que nació pa' etropajo... no sale del fregadero", así dice un viejo refrán, y no se equivoca. Era una de esas semanas que usted no quisiera repetir en el curso de su vida. Es como si todo se combinara para salirte mal...todo al mismo tiempo.


En este marco de circunstancia, teniendo una semana como la descrita aquí fue cuando sucedió esta inolvidable experiencia... Un momento sumamente difícil.
Trabajé por una semana completa en la construcción cerca de mi casa en el 17, recuerdo que el patrón un hombre llamado Arturo, le pidió a uno de sus obreros, encontrar dos hombres para trabajar. Puesto que aquel hombre no encontró a alguien dispuesto a hacer ese tipo de trabajo, se acercó a nosotros y nos preguntó: "¿Saben ustedes dónde podemos encontrar hombres para trabajar?... rápidamente nos ofrecimos para dicha labor, el señor felizmente volvió donde su patrón a presentarnos como los nuevos trabajadores, a la cual él contestó de forma brusca: "Y qué pueden hacer estos dos muchachitos... pues ni fuerza tienen (refiriéndose a Mí y a Evaristo (papá).
Si quieren trabajar, le voy a pagar a los dos por el precio de un hombre... y todavía estoy perdiendo". Ante tal humillación, y sin tener mucha opción, aceptamos el trabajo.
Trabajamos mucho más que cualquiera de los demás trabajadores, pues ahora teníamos algo qué probar, "nuestro honor de hombre". Tiramos cemento de 'sol a sol', y el sudor bajaba por nuestras frentes.
Los cuatro días siguiente, los seguimos con la misma rutina, arduo trabajo y poco descanso. A la llegada del sábado estábamos allí, contentos, pues finalmente llegó el día de pago. Pero algo extraño pasó... ¡Todos llegaron menos el Maestro Constructor!..¡ Los gritos de los trabajadores subían al cielo! y finalmente alguien rompió el silencio y puso la verdad sobre la mesa: "Sí señores, hablé con los trabajadores de la construcción, que solían trabajar con el patrón... y la razón por la que ninguno de ellos están con él, es porque hizo la misma fechoría en más de una ocasión, y se fue con el dinero y no le pagó a nadie".
Esperamos horas, días, semanas y nada de nada. Finalmente al patrón lo encontraron en los arbustos, dormido en el parque de Yamasá, con un jumo de perro, y sin un centavo en el bolsillo. Aquel individuo, quién nos llamara 'Muchachos', resultó ser menos hombre que nosotros.
CARLOS MANUEL LIRANZO. haina17@yahoo.com
PP18 nov 2008.

lunes, 10 de febrero de 2014

¡ASÍ FUE!

Un jugador de otros tiempos
Recuerdo de niño cuando en la radio nuestros tutores sintonizaban todos los domingos el sorteo de la Lotería Nacional. Esto era una ‘pela’ como se dice en el lenguaje popular, sobre todo para los más jóvenes, ya que los adultos la soportaban porque eran parte del juego de billetes y quinielas de dicha lotería.

En los últimos tiempos ha habido modificaciones y esa cantaleta ya es parte de la historia. Esto porque en esa época solo existía una sola lotería y un solo día a la semana. En la actualidad existen varias loterías, tanto nacionales como internacionales, que también operan en nuestro país y muchas hacen sorteos dos veces al día. Imagínense que cada lotería usara el método anterior de cantar los números como se hacía; seria para volverse loco.
El hecho que esa proliferación de loterías le ha hecho más mal que bien al país, sin entrar en detalle de los factores que avalan esta afirmación, ya que no es el objetivo de esta entrega. Con decirles que hay más bancas de apuestas que centros de enseñanzas y así es muy difícil el avance y desarrollo de un país.
Yo en particular nunca he sido un fanático jugador de loterías, ni de ningún otro juego de azar, pero de veces en cuando, digamos que una vez al año puedo botar cien pesos en algún número, sobre todo si es que hago un sueño con ese número.
Recientemente soñé que mi hija mayor me había dicho que salió un número y cuando llegó el domingo lo recordé y decidí jugarlo en una banca de la Lotería Nacional, invirtiendo o botando cien pesos al mismo. El número salió en segunda y cuando lo supe dije, “bueno, saqué un poco más de lo que jugué”.
Como no estoy actualizado en los cambios de estos tipos de juegos, me puse a calcular cuánto me había ganado, pero mis cálculos fueron hechos como se hacían antes. Los lectores de mayor edad recordarán que cada número costaba veinticinco centavos y si salía en primera te sacabas catorce pesos, en segunda tres y en tercera un peso. Pues yo dije cien pesos son cuatrocientos números a tres pesos cada uno son mil doscientos pesos y llegué a la banca a cobrar mi dinero.
Al pasar el ticket a la joven, lo revisa y me da quinientos pesos. Yo de inmediato le pregunté si no se había equivocado ya que entendía que me había sacado la cantidad pensada. Esto provocó que ella fuera y consultara con otro joven, el cual me enseñó unos papeles justificando que estaba correcto, que no me había sacado más.
No obstante yo le dije que no podía ser, que me comunicara con el dueño de la Banca y así lo hizo. Yo le expuse mi punto de vista y el señor me dijo que tanto yo como los jóvenes estábamos equivocados que la cantidad ganada eran mil pesos, ya que una semana atrás eran quinientos pesos, pero hicieron una modificación y por eso era ese monto; yo de inmediato acepte el dinero, pues no iba a seguir averiguando por doscientos pesos.
Tomé mi dinero y llamé una persona que siempre juega, le expliqué lo sucedido y me dijo que yo sólo me había sacado quinientos pesos, consulté a otro y me dijo lo mismo. Entonces me puse a especular del por qué el dueño de la banca me dio el doble, es decir mil pesos en vez de quinientos. Caí en la conclusión que fue para no perderme como jugador, pero craso error porque como les dije yo no juego, solo eventualmente y pensé volver a devolver la mitad del dinero y quedarme solo con mis quinientos duartes.
No obstante, se me ocurrió consultar en otra banca. Allí me señaló una joven cuestionada al respecto que habían sido mil pesos y no quinientos que me había ganado, coincidiendo con el señor dueño de la banca donde jugué. Pero también se me ocurrió consultar por la computadora y efectivamente me puse al día de los cambios de la lotería, de la cual no solo yo no estaba al día sino también varios de los involucrados y consultados en el proceso de los números jugados.
BLAS LIRANZO LORENZO.  blasliranzo@hotmail.com